Saltar al contenido

La importancia de la Agricultura Ecológica

agricultura ecológica

A medida que la población mundial comenzó a crecer rápidamente, se hizo más evidente la necesidad de un enfoque más sostenible en la producción de alimentos. Las prácticas agrícolas insostenibles, orientadas sólo a obtener mayores rendimientos, ejercieron una presión adicional sobre cuestiones mundiales como:

  • Los cambios climáticos.
  • Pérdida de biodiversidad.
  • Erosión del suelo.
  • Contaminación de los recursos naturales más importantes (suelo y agua).

En un intento por acomodar la demanda mundial de alimentos y en un esfuerzo por mitigar los problemas mencionados, muchos países y agricultores han comenzado a recurrir a las prácticas agrícolas orgánicas. Hoy en día, hay 2,3 millones de agricultores orgánicos certificados en 172 países. Lo que es más importante, las tierras agrícolas dedicadas a la agricultura orgánica están en constante aumento. Aun así, la agricultura orgánica ocupa sólo el 1% del total de las tierras agrícolas.

¿Por qué la agricultura orgánica es tan especial?


Como una práctica de gestión agrícola completamente natural y sostenible, la agricultura orgánica se basa en valores únicos. En otras palabras, la agricultura orgánica no es sólo una práctica agrícola, sino también una filosofía de trabajo en conjunto con la naturaleza.

Como un enfoque holístico de gestión de la granja, la agricultura orgánica tiene por objeto crear un sistema de producción de alimentos social, ambiental y económicamente sostenible.

Más concretamente, la agricultura orgánica se basa en la gestión del agroecosistema en lugar de depender de insumos agrícolas externos, como los plaguicidas, los fertilizantes artificiales, los aditivos y los organismos genéticamente modificados.

La agricultura orgánica implica el uso de prácticas agrícolas tradicionales en combinación con investigaciones científicas avanzadas e innovaciones agrícolas modernas. Por ejemplo, el uso de abono y la desinfestación biológica del suelo.

Los principios fundamentales de la agricultura orgánica


La agricultura orgánica está estrictamente regulada en cada país, y se conocen algunos principios comunes:

El principio de salud afirma que la agricultura orgánica tiene por objeto proteger y mejorar la salud de todos los organismos (esto incluye a los microorganismos del suelo, así como a los humanos)
El principio de ecología, que se basa en el hecho de que la agricultura orgánica debe proteger y beneficiar el medio ambiente (paisaje, clima, hábitats naturales, biodiversidad, aire, agua y suelo)
El principio de equidad tiene por objeto proporcionar una gestión social y ecológicamente apropiada de los recursos ambientales, así como un suministro suficiente de alimentos y otros productos de calidad.
El principio de cuidado hace hincapié en la precaución y la responsabilidad como preocupaciones clave en la gestión de las explotaciones agrícolas orgánicas.

Prácticas agrícolas poderosas y completamente naturales


Los agricultores orgánicos son verdaderos salvadores de vidas que trabajan duro para obtener cultivos saludables y nutritivos. Una responsabilidad adicional para ellos es mantener o mejorar los recursos naturales más importantes, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente para las generaciones futuras. Por lo tanto, a menudo se pregunta cómo los agricultores orgánicos manejan la producción de sus cultivos. La respuesta suele depender de las leyes y reglamentos de cada país. Sin embargo, algunas de las prácticas de gestión de las granjas orgánicas más populares son:

  • La rotación de cultivos, que se utiliza para mantener la fertilidad del suelo y mejorar la protección de los cultivos contra diversas plagas.
  • Gestión de nutrientes orgánicos, basada en la mejora de la materia orgánica del suelo a través del abono, el compostaje o el mantillo.
  • El cultivo de cultivos de cobertura, una práctica beneficiosa para controlar las plagas de insectos y las malas hierbas, prevenir la erosión del suelo, así como mejorar el contenido de nutrientes en el suelo.
  • Medidas preventivas de protección de los cultivos, como la elección de variedades resistentes, la adaptación de la plantación o la siembra y el momento de la cosecha.
  • Confiar en los depredadores naturales como medida de protección biológica contra las plagas.
  • El deshierbe como una práctica de gestión de malezas no química.
  • Desinfección anaeróbica del suelo que elimina o reduce las plagas transmitidas por el suelo.
  • El espacio adecuado entre los cultivos.
  • Cultivo mecánico del suelo.
  • Reciclaje de materiales.
  • Depender de los recursos renovables.

¿Agricultura orgánica o no?


Hay muchas discusiones públicas y científicas sobre las ventajas y desventajas de la agricultura orgánica. La mayoría de ellos están relacionados con la productividad y la rentabilidad de la producción de cultivos orgánicos.

Al considerar los rendimientos, la agricultura orgánica sigue estando a la zaga de la convencional. Sin embargo, ha habido algunos casos en los que la agricultura orgánica logró rendimientos más altos que los convencionales.

Por otra parte, los productos orgánicos certificados suelen tener precios de mercado más altos que sus homólogos convencionales. Esto se debe principalmente a la limitada oferta de productos orgánicos en el mercado. Esto da lugar además a una mayor demanda de cultivos producidos orgánicamente.

Otro aspecto importante a considerar es que la agricultura orgánica es una práctica agrícola intensiva en mano de obra que requiere mucho trabajo. Más importante aún, para utilizar mejor el medio ambiente y practicar la agricultura orgánica, un agricultor debe lidiar y adherirse a regulaciones complicadas y estrictas.

Después de todo, ser un agricultor orgánico no es un trabajo fácil. Sin embargo, aporta algunos valores especiales y abre nuevas posibilidades para lograr una producción agrícola sostenible.

Por lo tanto, abre tu mente a la naturaleza y dale una oportunidad a la gestión de las granjas orgánicas!